Tenemos un sistema de salud deficiente

Actualmente la primera causa de muerte en el mundo son las enfermedades cardiovasculares, enfermedades que se pueden evitar simplemente cambiando el estilo de vida de las personas. El exceso de estrés aunado a una deficiencia de nutrientes y una sobrealimentación de productos procesados y dañinos han ocasionado que las personas cada vez tengan una peor salud. Y aún cuando la expectativa de vida es cada vez más larga, también lo es el sufrimiento derivado de enfermedades y muchos hijos o padres que deben dedicar su vida a cuidar a sus seres queridos postrados en una cama por una enfermedad como el cáncer, diabetes, Alzheimer, etc.

¿Realmente nuestro sistema de salud ha tenido buenos resultados?

La realidad es que no, como comento pueden alargar la vida, pero alargar no es sinónimo de una vida de calidad, no es lo mismo tomar medicamentos todas las mañanas y sentirte de mal humor, sin energía y sin ganas de hacer algo pero viviendo hasta los 80, que vivir el mismo número de años, disfrutando, saliendo a caminar, viajando, corriendo y sintiéndote de buen humor. Linus Pauling padre de la medicina ortomolecular nació a principios del siglo XX y su generación tenía una expectativa de vida de 45-50 años, él decidió vivir hasta los 93 años, alimentándose y nutriendo su cuerpo, murió trabajando y contando chistes en sus conferencias.

El sistema de salud actual no busca encontrar la raíz y solucionar una enfermedad, busca solo mitigar los efectos que son “intolerables” como el dolor, las molestias, etc, que solo son gritos de auxilio del cuerpo. Me pregunto yo, hasta cuándo realmente nuestros líderes buscarán la solución en vez de tapar el sol con un dedo. Hasta los agrónomos saben que para que una planta de un fruto grande, jugoso y bonito hay que fertilizar el suelo, hay que ponerle nutrientes y nosotros en vez de comer nutrientes lo que hacemos es solo tapar lo jodido que nos sentimos.

Prevenir es la clave, y prevenir NO ES DETECTAR a tiempo una enfermedad es genuinamente educar a padres de familia y niños a amar su cuerpo, conectarse con él, sentirlo y que no se acostumbren a sentirse mal, sin energía, inflamados, estreñidos, NO ES NORMAL sentirse mal. Cambiar el sistema de salud trae consigo cambios también en el sistema de educación y claro está en la regulación de los productos que se venden en el supermercado.

Me han preguntado, si se prohíbe la coca, el gansito o las Sabritas, estarás dejando a muchas personas sin trabajo, pero, al contrario, se estaría regalándo salud a muchas personas que consumen este tipo de veneno que lentamente va acabando con su vida. Existe una gran oportunidad de hacer negocio con productos saludables que realmente nos permita mejorar nuestra calidad de vida, así que no, las personas no se quedarían sin trabajo, tendrían un mejor trabajo y una mejor salud. Además, económicamente las familias y hasta el mismo país se reducirían muchísimos recursos económicos que se van directo al tratamiento de enfermedades crónico degenerativas.

Urge cambiar el enfoque de la salud, urge cambiar la manera en como vemos la enfermedad y crear consciencia. Ayúdame y sé parte de este cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *