A nadie le interesa su salud, sino como se cura una enfermedad

Si yo hablara una hora sobre las vitaminas que nutren tu cuerpo y su función dentro de él, tal vez de 100 personas que entraran a mi plática tan solo 3 se quedarían por un genuino interés, sin embargo me ha tocado en mi práctica profesional que las personas no quieren saber de salud, no quieren entender su cuerpo, solo cuando se sienten mal recurren a buscar ayuda para sentirse mejor, cuando se sienten enfermos buscan que les recomiendes un alimento mágico o una vitamina mágica que les permita “curarse”, o incluso cuando tiene sobrepeso y se dan cuenta que no rinden, que están cansados todo el tiempo quieren bajar de peso de manera mágica y muchas veces no por salud, sino para verse bien ante los demás.

Créanme me he topado con toda clase de mensajes, algunos literalmente me preguntan cómo bajar 5 kilos en 1 día, sin embargo, jamás he recibido un mensaje que me diga, oye me interesa nutrir mi cuerpo, estoy saludable, pero quiero cuidarlo para que me dure muchos años. Las personas poco valoran lo que su cuerpo hace por ellos y cuando realmente nuestra salud nos incapacita para poder hacer algo, trabajar, viajar o incluso salir a reuniones entonces si queremos arreglar el problema en un abrir y cerrar de ojos, ¿Y a donde nos lleva esto? Obviamente nos lleva a que decidamos irnos y escoger un batido mágico, un fármaco que suprima síntomas o de menos que nos levante la energía, pero claro, seguimos con los mismos hábitos que toda la vida hemos tenido y por sentido común yo me pongo a pensar, cómo una persona puede creer que si sus hábitos lo han llevado a enfermar, hacer lo mismo y tomar un medicamente lo pueda “sanar”.

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo” Albert Einstein

Nuestro condicionamiento y nuestras creencias son las que lamentablemente nos llevan por un camino en el que “cuidarse” es para personas “payasas” “mamonas” o “aburridas” cuando en realidad al final todo terminamos haciéndolo al ver nuestra vida en peligro y peor aún darnos cuenta de que posiblemente no estemos para ver crecer a nuestros hijos.

¿Y tú? ¿Vas a esperar a estar enfermo para comenzar a cuidar tu cuerpo y construir un futuro en el que tendrás energía y calidad para disfrutar hasta el último día de tu vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *