Las terapias naturales son charlatanerias

Mucho se ha dicho que las personas que utilizan medicina natural son charlatanes y que no confiemos en ellos. El mismo padre de la medicina, Hipócrates, recalcaba la importancia de los alimentos en la salud, e incluso una de sus frases más célebres es “Que tus alimentos sean tu medicina, que tu medicina sea tu alimento”. Me pregunto yo, si es considerado un charlatán. Tal vez.

Galeno, médico cirujano del Imperio Romano creo las bases de la farmacología al hacer comprimidos de alcachofa para curar pacientes con problemas de hígado. Hoy en día decirle a un médico alópata de esta posibilidad tal vez ocasione que ría entre dientes y te diga que esas son sandeces.

La medicina actual basa sus conocimientos más importantes en la medicina más antigua la cual estaba principalmente basada en remedios naturales, herbolaria y espiritualidad. Conforme la tecnología empezó a avanzar y los fármacos comenzaron a tener auge debido a sus efectos casi instantáneos en los padecimientos de muchas enfermedades la separación entre la medicina natural y la medicina actual se fue haciendo cada vez más grande, tanto que los médicos actuales desprestigian a aquellos profesionales que dedican su vida a sanar a sus pacientes con tratamientos más suaves y no tan invasivos.

No digo que la medicina actual y la tecnología médica no sea buena y quiera regresar a la edad de piedra para vivir en el campo con mis mil hierbas, sin embargo, considero que actualmente ya existe mucha información sobre los efectos y beneficios tanto de la alimentación como la herbolaria en ciertos padecimientos, así como de la medicina ortomolecular que no puede seguir desprestigiándose.

Estoy de acuerdo que existen curanderos o chamanes que posiblemente no saben hasta que punto ellos pueden recomendar algo sin que su paciente se vea realmente afectado para poder canalizarlo con otro profesional, sin embargo, existen muchos profesionales de la medicina natural que saben hasta donde sus conocimientos pueden llegar y cuando es necesario la intervención de la medicina alópata, que aún así en muchos casos se puede prescindir de ella.

El verdadero objetivo de la medicina actual no es sanar al paciente, sino suprimir síntomas para hacerlos sentir bien de manera temporal, lo cual sé que en algunas ocasiones nos podemos beneficiar infinitamente de esto, sin embargo, si no cambiamos la raíz del problema, la verdadera fuente del padecimiento, aún cuando suprimimos síntomas, esto seguirá empeorando. Y la verdad es que la industria farmacéutica tiene mucho que ver aquí, me ha tocado ver como compran, convencen y enamoran a los médicos de sus productos con regalos, patrocinios, etc. No obstante, creo y considero que si se fusionaran las 2 medicinas se podría ayudar y mejorar la calidad de vida de miles de personas más de lo que actualmente se esta haciendo. ¿Perderían clientes los médicos? Yo creo que no, al contrario, ganarían muchos más, ya que todavía habría que hablar de la industria alimentaria que nos envenena cada día más.

Al final es tu decisión con quien quieres tratar tus padecimientos, a quien quieres confiarle tu vida y aún más importante es TU RESPONSABILIDAD lo que decidas introducir a tu cuerpo para sanar o silenciar síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *