Pequeños grandes cambios para mejorar la salud de tus hijos

Hoy quiero compartir contigo pequeños cambios que puedes implementar en casa para mejorar la salud de tus hijos potencializando su sistema inmune y mejorando su estado emocional.

Los acontecimientos que un niño vive desde el vientre hasta aproximadamente sus 10 años de edad determinarán el carácter y la salud de su adultez, debido a que tanto su cerebro como su sistema inmune son más susceptibles a factores externos, es por esta razón que es de suma importancia tener una mayor atención a los alimentos que consumen y a las palabras que se les dicen y el impacto emocional que éstas tienen. Es posible criar hijos sanos, fuertes y exitosos, pero debemos ser conscientes que ese será el resultado de lo que nosotros como padres hagamos por ellos con la educación en casa.

Tomar agua:

Tomar agua es uno de los hábitos más importantes y a la vez de los más olvidados en la sociedad. Los niños actualmente crecen acostumbrados a ingerir bebidas endulzadas artificialmente teniendo riesgos altos de enfermar con el tiempo. El agua debe ser el primer líquido que los niños consuman por las mañanas recién se despiertan, durante la mañana y por las tardes, dejando un espacio antes de dormir sin líquidos. El agua podrá no solo darles energía para realizar sus actividades y pensar claramente, también ayudará a que su hígado y riñones puedan expulsar las toxinas que estén presentes en la comida y el medio ambiente, además de ayudarlos a tener una buena digestión y una buena evacuación intestinal, lo cual es de suma importancia ya que si los niños sufren de estreñimiento esto puede ocasionar una acumulación de toxinas y con ello una inflamación del intestino teniendo un efecto negativo directo sobre el sistema inmune produciendo alergias y en casos más severos incluso enfermedades autoinmunes o cáncer.

Eliminar el postre y premios con azúcar.

Tenemos la mala costumbre o hábito de que después de la comida ingerir algo dulce, e incluso se llega a premiar a los niños que si comen toda su comida se les dará postre, sin embargo es un hábito que se debe de eliminar sin pensarlo. Premiar a los niños con algo dulce y sobre todo proveniente de azúcar refinada es crearles no solo un hábito sino una adicción fisiológica y una creencia inconsciente en donde relacionarán un buena acción con la necesidad de consumir algo dulce y viceversa, el consumo de algo dulce en otras circunstancias que no sean buenas ellos sentirán que si lo son. Eliminar este hábito se puede llevar a través de agregar alimentos dulces como zanahoria, camote, calabaza o papa en la comida para satisfacer la necesidad de azúcar que su cuerpo necesita.

Eliminar comida no nutritiva

Esto es sumamente claro y muy obvio, sin embargo a veces nos parece imposible por tiempos o por falta de información. Tómate esos cinco minutos extra para investigar o hacer alimentos nutritivos y evitar comprar alimentos que intoxiquen o perjudiquen su salud. Es básico evitar tener en casa los siguientes productos:

Bebidas endulzadas. Refrescos de ningún tipo, ni agua mineral con sabor o jugos de frutas. Altos en azúcar lo único que estas bebidas hacen es incrementar la inflamación crónica, el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y cáncer, dañan los dientes, evitan una buena digestión, crean adicción y contienen infinidad de tóxicos.

Pan dulce. De ningún tipo. El pan al momento de entrar al cuerpo se convierte en azúcar produciendo los mismos daños mencionados con las bebidas endulzadas.

Embutidos. Llenos de químicos, estos alimentos son una fuente de toxinas que producen inflamación y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer.

Alimentos coloreados. Esto es muy importante, no parece sin embargo los alimentos coloreados como las lunetas o los cereales de colores tienen alta concentración de pintura artificial que daña el sistema nervioso de los niños y son altamente cancerígenos.

Agregar jugos y smoothies

Comenzar a inculcarle a los niños que ingieran jugos o licuados verdes es una excelente manera de que ingieran nutrientes de una manera sencilla y rica. El punto más importante para considerar con este tipo de alimentos es que si el jugo es hecho a base de un extractor que no más del 30% sea jugo de alguna fruta, el 70% restante debe ser de vegetales. Y si es un licuado agregar como máximo una porción de fruta, vegetales, grasas (nueces, almendras, semillas, aguacate, etc), proteína (semillas de hemp, algas, amaranto, etc) y algún cereal (Avena, trigo, etc)

Comida en familia

Comer en familia es un ritual que favorece a una buena digestión y a incrementar la comunicación y unión familiar. Es importante que al momento de la comida se sigan las siguientes recomendaciones:

No aparatos electrónicos en la mesa

Dar gracias por los alimentos

Masticar bien y disfrutar los alimentos

No consumir líquidos durante los alimentos

Comer hasta estar satisfechos, no es necesario terminar todo el plato.

Invitarlos a reflexionar

Esta es una práctica que definitivamente podrá determinar la madurez de un niño, aumentará su empatía y aprenderá a resolver conflictos. Cada que un niño haga algo incorrecto como gritar, hacer llorar a un compañero, llorar para conseguir algo, no obedecer a los padres o alguna otra conducta no adecuada es importante que como padres nos demos el tiempo de sentarnos y ayudar a nuestro hijo a comprender la situación. Lo ideal es apartarlo del lugar, sentarlo, hacer algún ejercicio de respiración y cuando esté tranquilo comenzar a hacerle una serie de preguntas sencillas que lo inviten a reflexionar, como: ¿Por qué has hecho eso? ¿Consideras que eso fue correcto? ¿Cómo te sentirías si tú estuvieras en su situación o en mi situación? ¿Qué sentiste cuando lo hiciste? ¿Cómo podías solucionarlo de otra manera? ¿Qué piensas y sientes ahora que ha pasado todo?

Afirmaciones diarias

Las afirmaciones diarias podrán ayudar a cultivar el autoestima, amor, empatía y una actitud positiva y optimista en nuestros hijos. Esta actividad se puede hacer antes de salir de casa frente a un espejo o durante el camino al colegio. Intenta con las siguientes afirmaciones:

Yo soy una niña/niño respetuoso, amoroso, paciente, compartido y tolerante.

Yo puedo lograr todo lo que quiera y me proponga

Nadie es mejor que yo ni nadie es peor que yo, todos somos igual de importante

Soy un niño/niña inteligente y capaz

Me amo y me apruebo.

Soy un ser de luz y amor.

Acepto mis errores y malas situaciones para aprender de ellos.

Meditar

Meditar es una excelente práctica en los niños para reducir un carácter impulsivo, conectarse con su ser interior y con su intuición, fortalecer el amor por ellos mismos, aumentar y potencializar su sistema inmune e incrementar empatía, amor y compasión por los demás. Practicando meditación los niños suelen ser más calmados, más respetuosos y a escuchar con más atención a las demás personas, se pueden concentrar más al momento de realizar una actividad y elevan su claridad mental. Es una práctica que se ha implementado en escuelas de Baltimore y Londres y han tenido excelentes resultados. Se espera que en algunos años esta práctica sea obligación para todas las escuelas, esto conllevaría un gran beneficio para la disminución de violencia en niños y adolescentes. Lo recomendado es meditar como mínimo 5 minutos por la mañana y 5 minutos por la noche.

No olvides regalarnos tus comentarios.

2 comentarios en “Pequeños grandes cambios para mejorar la salud de tus hijos

  1. Gracias, mi hijo es de las personas mas importantes en mi vida y como mami siempre quiero lo mejor para el, pero en la mayoría de las cosas no tengo ni idea de que es lo mejor /realmente hablando y no socialmente infundado) y sin duda todos los tips y buenas recomendaciones que nos compartes están geniales y muy asertivas… bendiciones!!

    1. La idea no es ser perfectos es mejorar lo que este en nuestras manos y nada mejor para hacerlo que leer, estudiar y seguir aprendiendo.

      Un fuerte abrazo Kenia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *